GOBIERNO PRETENDE DEPORTAR A FAMILIAS REUNIDAS

La Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLUS), organización que representa legalmente a las más de 2,500 familias migrantes separadas por el gobierno desde abril, pidió este jueves al juez federal Dana Sabraw que otorgue siete días a los abogados para hablar con las familias después de recibir noticias de su reunificación y así asegurar que conocen sus derechos y evitar deportaciones injustas.

El gobierno de Donald Trump, sin embargo, se opuso a la solicitud indicando que tiene como objetivo deportar lo antes posible a las familias o individuos con órdenes finales de deportación, una vez que estos hayan sido reunidos o hayan cedido sus derechos de reunificación.

Los documentos de ambas partes fueron presentados esta semana ante el tribunal federal de San Diego, y la decisión está en manos del juez Sabraw, quien realizará una audiencia el viernes por la tarde.

Este es el mismo juez que hace un mes suspendió temporalmente la deportación de los migrantes aún separados y ordenó un proceso de reunificación cuya fecha límite llegó este jueves 26 de junio.

Hasta el último reporte presentado por el ejecutivo a principios de esta semana, poco más de 1,000 menores habían sido reunidos con sus familias y por lo menos la mitad fueron liberados. Según el gobierno otros 917 no eran “elegibles” para la reunificación por diversas razones, 463 padres ya habían sido deportados y más de 200 niños fueron liberados a patrocinadores.

pxr