SUPER BOWL LIII UN DUELO DE DIFERENTES GENERACIONES

El Super Bowl LIII marcará historia por diferentes motivos, uno de ellos será la brecha generacional que existe entre los protagonistas del juego: los quarterbacks Tom Brady y Jared Goff; y los entrenadores Bill Belichick y Sean McVay.

Ambos ‘duelos’ entre posiciones quedarán marcados en los récords de la NFL, al presentar la máxima diferencia de edades entre uno y otro.

En el caso de los mariscales de campo, la brecha entre los dos es de 17 años, pues Brady tiene 41, mientras Goff 24. Lo cual quiere decir que cuando el quarterback de Patriots alzó su primer trofeo Vince Lombardi en el 2002, el de Rams apenas tenía siete años.

Previamente, Peyton Manning y Cam Newton ostentaban esta marca con una diferencia de 13 años, ya que en el Super Bowl 50, el QB de Broncos contaba con 39 primaveras y el de Panthers sólo con 26.

Por el lado de los entrenadores en jefe, la brecha es aún mayor, ya que Bill Belichick le dobla la edad a Sean McVay, quien se convertirá en el coach más joven en disputar un Super Bowl con 33 años.

Antes, la diferencia más grande que se había presentado era de 22 años, la cual se dio en el Super Bowl III, cuando el coach de los New York Jets, Weeb Ewbank, de 61 años venció a Don Shula, entrenador de los Baltimore Colts, de 39.

En el caso de los coaches, la experiencia sí es garantía de victoria, pues en el Top 5 de mayores diferencias de edad, cuatro veces se ha impuesto el más viejo. El quinto se definirá este domingo.

Otro dato curioso que presenta el Super Bowl LIII es que el coach de los Rams enfrentó en 2006 y 2007 a Julian Edelman en su época universitaria. McVay como widereceiver de Miami Ohio y el receptor de los Patriots como quarterback de Kent State.

pxr