TRUMP OFRECE AYUDA EN ÁREAS INUNDADAS POR “FLORENCE”

“Estaremos allí al 100 por ciento, y toda la gente del gobierno federal en esta mesa también lo confirma… por eso comenzamos temprano y acá estaremos tarde”, dijo Trump al reunirse con autoridades locales y estatales en la base aérea Cherry Point de la Marina, en Havelock, una ciudad de alrededor de 20,000 habitantes y fuertemente afectada por el huracán.

Tras inspeccionar el crecido río Neuse, Trump advirtió de que la región aún se enfrenta a un par de semanas “duras”, pero aseguró que su Administración enviará “mucho dinero al área”.

“Lo necesitamos y lo tenemos, y lo estaremos aplicando (usando), y no quedará nada por hacer”, prometió el mandatario, quien recibió elogios de líderes políticos locales y también aprovechó para destacar su gestión para lograr “quizá la mejor economía que el país ha visto jamás”.

Luciendo pantalones kaki, camisa sin corbata y una chaqueta impermeable, Trump ayudó a repartir comida en un centro de distribución de la Iglesia Temple Baptist, en New Bern (Carolina del Norte), acompañado del gobernador demócrata, Roy Cooper.

Trump tuvo breves intercambios con personas que se detenían en sus vehículos para recibir comida en bandejas y bolsas de plástico.

Esas imágenes contrastaron con las de su visita a Puerto Rico en octubre del año pasado, cuando lanzó rollos de papel toalla a damnificados por el huracán “María” apiñados en una iglesia.

Al menos 37 personas han fallecido desde el viernes pasado cuando “Florence” tocó tierra, y el huracán ha causado apagones y fuertes inundaciones que continuarán en los próximos días, según proyecciones oficiales. Miles de personas continúan en albergues a la espera de que las autoridades les permitan regresar a sus casas.

La ciudad de Wilmington, donde viven alrededor de 120,000 personas, quedó convertida prácticamente en una isla y las inundaciones han dificultado la distribución de agua, comida y carpas. Unas 150,000 personas en todo el estado de Carolina del Norte siguen a oscuras.

pxr